A las Puertas de Loyang

44,95

Categorías: ,

Descripción

A las Puertas de Loyang

A las Puertas de Loyang el tercer título de la Harvest Trilogy de Uwe Rosenberg, junto a Agricola y Le Havre.

Es un juego de 1 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 10 años.

En A las Puertas de Loyang los jugadores asumen el papel de comerciantes en la importante ciudad china. Tendrán que gestionar sus campos para producir verduras con las que satisfacer los pedidos de sus clientes. Con las ganancias tendrán que progresar en la senda de la prosperidad e invertir en nuevos cultivos para asumir la demanda creciente. Un juego cuya principal mecánica es el comercio y gestión de recursos.

Sin duda el elemento principal del juego son las Verduras u Hortalizas. Tenemos seis variedades: Trigo, Calabazas, Nabos, Repollos, Judías y Puerros. Todas ellas representadas con sus respectivas fichas de madera y color. Estos cultivos los utilizaremos principalmente para dos fines: sembrar y comerciar.

Los elementos recolectados se depositan temporalmente en el almacén. Los elementos aquí ubicados serán los únicos que podremos gestionar a lo largo del turno. Este almacén permite guardar elementos para el siguiente turno. Inicialmente tiene una capacidad de una unidad, pero podremos mejorarlo para que pueda albergar hasta cuatro unidades.

 

Desarrollo de la Partida

Una partida de A las Puertas de Loyang consta de 9 rondas divididas en tres fases cada una. La explicación de este apartado será para tres jugadores. En el apartado de variantes se explican las modificaciones para 2 y para 4 jugadores.

Fase I: Cosecha

  1. Se cosecha un elemento de cada campo que tenga vegetales cultivados. Estos elementos se colocan sobre la carta de almacén, junto a cualquier otra que estuviese en el de la ronda anterior.
  2. Los campos que queden vacíos tras recolectar la última unidad que hubiese plantada sobre ellos son devueltos a la caja. Los campos sobre los que aún no se haya plantado nada permanecen en la mesa.

Fase II: Distribución de Cartas

Se barajan las cartas de la pila de descarte junto a las cartas que aun quedasen en el mazo de cartas de acción, y se reparten a cada jugador 4 cartas de acción. Comienza una ronda de distribución en la que cada jugador obtendrá dos cartas: una de un mercado común y otra de su mano.

Cada jugador, comenzando por el jugador inicial, y continuando en el sentido de las agujas del reloj, deberá elegir una de estas dos opciones:

  • Colocar una carta en el mercado común (el jugador inicial de la ronda estará obligado a elegir esta opción en su primer turno durante esta fase de distribución).
  • Tomar una carta del mercado común y una carta de su mano. Tras esto, el resto de cartas que tuviese en la mano se colocan en el mercado común, finalizando su participación en esta fase de distribución.

En el momento que solo un jugador quede activo, este estará obligado a escoger la segunda opción, no pudiendo colocar más cartas en el mercado común. Las cartas que hayan sobrado en el mercado común se colocan en la pila de descarte.

Finalmente, el último jugador en escoger cartas recibe el marcador de jugador inicial (el disco grande), y el penúltimo jugador en escoger sus cartas recibe el marcador de segundo jugador (el disco chico).

En función de las cartas escogidas, habrá que realizar ciertas tareas en este momento:

  • Si la carta elegida es un campo, se deberá abonar inmediatamente 2 monedas para colocar la carta. Si no se tiene suficiente dinero habrá vender verduras a la tienda, usar un ayudante que le permita obtener dinero o solicitar un préstamo.
  • Si la carta elegida es un puesto de mercado, se colocará un vegetal sobre cada uno de los que se muestra en la carta.
  • Si es un cliente habitual, se colocará sobre el espacio adecuado un marcador de satisfacción por la cara azul.

Detalle Tablero

Fase III: Acciones

Esta fase se desarrolla siguiendo el orden indicado por los marcadores: primero el jugador con el disco grande, segundo el jugador con el disco chico y tercero el jugador sin disco.

En su turno, un jugador podrá realizar las acciones que quiera/pueda en el orden que desee. En el momento que no quiera o no pueda realizar más acciones, finalizará su turno.

Al finalizar el turno, el jugador deberá comprobar si ha satisfecho las demandas de sus clientes habituales. Para aquellos clientes a los que no les haya suministrado los vegetales requeridos:

  • Si el marcador de satisfacción muestra el lado azul, se voltea para que muestre el lado rojo.
  • Si el marcador de satisfacción muestra el lado rojo, el jugador deberá abonar 2 monedas por este cliente (tendrá que pagar por cada cliente insatisfecho con marcador rojo).

Si en el almacén tuviese más de una verdura y no desea perder, puede mejorar su almacén pagando dos monedas, aumentando su capacidad a 4 vegetales. Independientemente de esto, si el número de vegetales excede la capacidad del almacén, deberá devolverlos a la reserva.

Por último, el jugador deberá decidir cuantos pasos avanza en la Senda de la Prosperidad. El primer paso, independientemente del nivel en el que esté, siempre cuesta 1 moneda. Pero los siguientes pasos que quiera dar en este turno costarán tantas monedas como el nivel del siguiente paso. Así, por ejemplo, si el marcador está en el nivel 8, pasar al nivel 9 solo costaría 1 moneda, pero pasar al nivel 10 costaría ya 10 monedas, y pasar al siguiente 11 monedas.

Siempre que un jugador lo necesite, podrá pedir un préstamo, tomando una de las cartas correspondientes y recibiendo 5 monedas. Los prestamos no pueden devolverse, y al final de la partida harán retroceder al jugador un paso por cada préstamo que posea. Aunque haya un número concreto de cartas, el número de préstamos que un jugador puede tomar es ilimitado.

Las acciones que un jugador puede realizar en su turno son:

  • Sembrar Verduras como Semillas. Se toma una verdura que se encuentre en la carta de almacén y se plantará en uno de los campos libres que tengamos en juego, rellenando con fichas de la reserva el resto de los huecos. No hay que olvidar la restricción de los campos respecto a las verduras permitidas.
  • Comprar Verduras en la Tienda. Se paga el coste de la verdura indicado en el recuadro oscuro (devolviendo las monedas a la reserva) y se deposita en la carta de almacén. No se podrán comprar vegetales de los que no haya unidades en la tienda.
  • Vender Verduras a la Tienda. Se coloca un vegetal de la carta de almacén en el espacio correspondiente de la tenga, obteniendo las monedas indicadas en el espacio de dicho vegetal (en el recuadro claro). No se podrá vender un determinado tipo de vegetal si todos los espacios de dicho tipo ya están ocupados en la tienda. Esta es una de las pocas acciones que puede ejecutarse en cualquier momento, y no solo durante esta fase de acción.
  • Comerciar con un Puesto de Mercado. Se devuelve uno o dos vegetales ubicados en la carta de almacén y se toma el vegetal deseado del Puesto de Mercado. El número de vegetales a intercambiar viene indicado por el número de cuencos debajo de la verdura ofrecida a cambio. Si un Puesto de Mercado queda vacío, este se coloca en la pila de descarte.
  • Jugar o Descartar una Carta de Ayudante. Si se decide jugar el ayudante, simplemente se aplica su efecto. Si solo quiere descartarse, se coloca en la pila de descarte directamente, sin aplicar el efecto. Algunos ayudantes pueden ser jugados fuera de esta fase de acción.
  • Entregar Verduras a un Cliente Habitual. Simplemente se colocan los dos vegetales demandados por el cliente en el nivel correspondiente (comenzando por el nivel inferior) y se obtienen las monedas indicadas en dicho nivel. Para facilitar el seguimiento de los clientes habituales, al comienzo de la ronda es recomendable colocar el marcador de satisfacción sobre el nivel que se debe satisfacer en esta ronda, desplazándolo a su espacio una vez entregados los vegetales.
  • Entregar Verduras a un Cliente Eventual. En este caso se devuelven los vegetales a la reserva, y se procede a calcular la compensación por satisfacer el pedido. Hay que comprobar si aplica alguna bonificación/penalización. Si en el momento de satisfacer al cliente eventual hay más clientes habituales que eventuales, el jugador obtiene una bonificación de 2 monedas adicionales a la compensación base (primer recuadro). Si, por el contrario, hay más clientes eventuales que habituales, el jugador recibirá 2 monedas menos, que se restan a la compensación base. Si hay exactamente el mismo número de clientes eventuales y habituales, no se aplica ninguna bonificación/penalización.
  • Comprar un Lote Doble. Es una forma alternativa de obtener cartas de acción. El coste de obtener este Lote Doble será equivalente al mayor número de cartas de ayudantes o puestos de mercado (si no hay cartas en ninguna de las dos filas, el coste es 0). El jugador roba las dos primeras cartas del mazo de acción y decide si se queda con las dos, con una o con ninguna, colocando en la pila de descartes las que no quiera. Si decide quedarse con las dos, deberá solapar ambas cartas, de forma que se aprecie la carta que está debajo, pero solo estará activa la que se encuentra en la parte superior, colocando ambas en la fila correspondiente a esta carta activa. Una vez que la carta activa se descarte, la que se encontraba debajo se moverá a su fila correspondiente si es de un tipo distinto. Si una de las dos cartas es un campo de cultivo, habrá que abonar las 2 monedas, aunque esta sea la carta solapada.

Detalle Almacén

 

Fin de la Partida

La partida finaliza tras completar la última ronda. Si algún jugador posee algún préstamo, este deberá retroceder tantos pasos en la Senda de la Prosperidad como prestamos tenga.

Tras esto, el jugador que más haya avanzado en la Senda de la Prosperidad será el vencedor. En caso de empate, el ganador será el jugador con más monedas. Si el empate persiste, el vencedor será el jugador con más verduras en su poder (incluyendo las que aún permanecen en los campos).

 

Variantes

  • Dos jugadores: el cambio aparece en la fase de distribución de cartas. Cada jugador, al principio de su turno, tiene la opción de revelar directamente una carta desde el mazo de cartas de acción. Esto permite que el jugador inicial pueda tomar sus dos cartas sin tener que esperar a que el segundo jugador ponga cartas en juego. Adicionalmente, el jugador que quede en juego tiene esta misma opción una vez que el otro jugador haya tomado sus dos cartas.
  • Cuatro Jugadores: el cambio aparece en la fase de acción. El jugador inicial elige a uno de los dos jugadores sin marcador. El jugador inicial y el jugador que ha elegido juegan su turno simultáneamente, y posteriormente lo harán el segundo jugador y su pareja. Si algún jugador activa un ayudante que se refiera a otros jugadores, solo afectará a su pareja.
  • Modo Solitario. Funciona exactamente igual que el modo estándar, salvo por estas peculiaridades:
    • Preparación:
      • Baraja las cartas de acción y se van revelando hasta que se tengan dos puestos de mercado (se rellenan con vegetales), dos clientes habituales y dos clientes eventuales.
      • Antes de que el jugador siembre su campo de cultivo principal se colocan 12 cartas de acción bocabajo formando una cuadricula de 3 columnas y 4 filas.
    • Desarrollo. La Fase de Cartas varía de la siguiente forma:
      • El Jugador puede comprar hasta 2 cartas de la matriz (las cartas de la fila superior cuestan 0 monedas, las de la segunda 1 moneda, las de la tercera y cuarta 2).
      • Tras comprar cartas, las cartas de la segunda fila se descartan, las cartas de la primera fila se mantienen. El resto de cartas se desplazan hacia arriba ocupando los huecos generados y se rellena con cartas en la tercera fila.
      • La pila de descarte será barajada una única vez durante la partida, cuando el primer campo de cultivo se agote.
    • Objetivo: los buenos jugadores deben alcanzar el nivel 17, los muy buenos el 18 y los maestros el 19 en la Senda de la Prosperidad.

 

A Las Puertas de Loyang deja de lado la colocación de trabajadores para centrarse en el comercio y en la gestión de recursos. Nueve rondas en las que cada jugador deberá optimizar al máximo sus turnos para llegar lo más lejos posible en la Senda de la Prosperidad. Es un gran juego de comercio y optimización de recursos que nos tendrá en tensión por intentar abrir brecha con nuestros rivales para alcanzar la victoria. Cada moneda y cada vegetal cuenta. Gustará especialmente a los que disfruten con retos de optimización

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “A las Puertas de Loyang”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *