Tuki

39,95

Descripción

Tuki

Tuki es un juego familiar de la misma editorial que nos trajo el Azul, Azul: Vitrales de Sintra y Reef. A partir de 8 años.

Tuki en el idioma «inuit» designa un  objeto que transmite un mensaje. Estos objetos abundan en los paisajes  nórdicos; sin duda, el más conocido de todos ellos es el Inukshuk.

En Tuki, durante cada turno, tendrás que intentar construir un Tukilik  utilizando piedras y bloques de nieve. Podéis elegir entre dos niveles  de dificultad. Debes ser raudo, pero también preciso.

Jugar a Tuki es tener una cita con la risa y la diversión, pero también con la tensión y las decisiones rápidas. Este juego combina la inventiva con la agilidad de mente y hasta un puntito de destreza manual. ¿Quieres saber más como sobre se juega?

El objetivo del juego es ser el constructor más rápido, utilizando piedras de colores y bloques de nieve para replicar la estructura que te indica una carta. ¿Y qué sucede si, por el contrario, eres el constructor más lento, o te equivocas construyendo? Que recibirás una carta de Tukililk. Y si recibes cinco… ¡serás eliminado!  No solo hay que ser rápido: también hay que estar siempre muy atento para no cometer errores.

Tuki incluye dos modos de juego diferentes, el básico y el avanzado. Mientras que el primero solo te mostrará formas construidas con tres  de las rocas de colores, el segundo utiliza estructuras de cuatro piezas, con lo que tendrá un componente extra de dificultad.

Antes de empezar el primer turno, todos los jugadores reciben número de piezas de piedras (una de cada color) y también un bloque de nieve de todas las formas. Después, se tirará un dado. El dado indica la orientación de la carta, dando lugar a multitud de posibles combinaciones. Una vez se ha determinado la  estructura a imitar, los participantes tendrán que construirla usando sus piedras de colores y empleando bloques de nieve para conseguir apilarlas.

En caso de que sean cuatro jugadores, existirá además la figura del explorador. El explorador se determina al azar el primer turno, y no ejerce de constructor, si no que queda fuera de juego durante un turno. El jugador que falle y reciba la correspondiente carta será el nuevo explorador, regalando además sus cartas al anterior portador del título. Así, aunque se reciba una carta que te acerca a la eliminación, al menos recibe cartas extra para tenerlo algo más fácil el próximo turno.

Si todos los jugadores han construido apropiadamente la estructura, será el último quien reciba esa carta. Si un jugador se ha equivocado construyéndola, será quien reciba la carta. Esto es malo, puesto que acumular cinco cartas te eliminará el juego.  Se seguirá jugando hasta que todos los jugadores, salvo uno, hayan sido eliminados. Este último competidor se habrá hecho con la victoria.

Fácil de aprender, difícil de dominar y con infinitas combinaciones. Los tres elementos que hacen grande a un juego están presentes en Tuki.  ¡Sigue los pasos de los inuit y demuestra que eres el mejor constructor de Tukiliit de todos!

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Tuki”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *