Scythe

73,50

Scythe+PROMOS  (18 cartas promocionales: 6 de fábrica,8 de encuentro y 4 de objetivo).

Las cenizas de la primera Gran Guerra aún oscurecen la nieve de la Europa de los años 20. La ciudad-estado capitalista conocida como “La Fábrica”, que alimentó la guerra con mechs fuertemente blindados, ha cerrado sus puertas, hecho que ha atraído la atención de muchos países vecinos. Con personajes de cinco facciones diferentes convergiendo en una minúscula pero ansiada porción de tierra, ¿quién se hará con la fama y la fortuna y logrará imponer su imperio como líder de Europa del Este?

Scythe es el último diseño de Jamey Stegmaier, responsable de Euphoria: Build a Better Dystopia o Viticulture. El juego fue publicado en 2016 bajo el sello habitual de Stonemaier Games, tras una exitosa campaña de micromecenazgo a través de KickStarter. De las ilustraciones se encarga Jakub Rozalski.

El juego permite partidas de 1 a 5 jugadores, con una edad mínima sugerida de 14 años y una duración aproximada de 115 minutos.

Agotado

Descripción

Scythe nos plantea un escenario distópico en los años 20 con granjeros y mechs, en el que los jugadores controlarán facciones en lucha por dominar una pequeña porción de terreno. Los jugadores deberán desarrollar su facción recolectando recursos, ampliando la población, mejorando tecnologías y expandiendo su control sobre el mapa. El vencedor será aquel jugador que más dinero consiga amasar, teniendo en cuenta que la mayoría de las monedas se reciben en una fase de puntuación final que evalúa, en función de nuestra popularidad, el dominio sobre el terreno, la cantidad de hitos cumplidos y cuantos recursos hemos amasado.

Hay dos conceptos que están claramente presentes y son el eje de la partida, esto es, la extracción de recursos y la expansión. Uno de los objetivos que los jugadores deben tener en mente durante toda la partida es intentar abarcar cuantos más territorios mejor, ya que es uno de los elementos puntuables al final de la partida. Para realizar esta expansión de forma continua y segura, es necesario introducir trabajadores en el tablero y desplegar los famosos mechs. Los primeros nos permitirán acumular aún más recursos (además de controlar más regiones), mientras que los segundos harán la función de medio de transporte y barrera de defensa. Sea como fuere, necesitamos una gran cantidad de recursos para esta expansión, porque todas las acciones que permiten añadir elementos de nuestro color al tablero tiene un coste en materiales.

Scythe consigue algo que podría parecer sencillo pero que muy pocos logran. Me refiero a presentarnos un juego que puede mostrar cierta complejidad, pero mantiene un ritmo de partida sencillamente alucinante. Hay pocos juegos en los que te sientes en la mesa y, salvo algún titán del AP desaprensivo que se dedique a estropear la experiencia de juego, estaremos jugando casi de continuo, ya sea porque los turnos vuelan y apenas hay tiempos de espera o porque se activan alguna de las habilidades gracias a las elecciones realizadas por nuestros vecinos. De hecho, el propio reglamento propone ciertas pautas para aligerar este ritmo. Todo parece diseñado en pos del entretenimiento.

Nos encontramos con un diseño muy sencillo en el que los jugadores, en su turno, únicamente dispondrán de tres opciones (son cuatro acciones, pero, como norma general, no se puede repetir la anterior), y normalmente una de ellas no suele ser interesante según la situación y lo último realizado, por lo que lo más habitual será decantarse entre un par de opciones. Opciones que, además, son muy atómicas y directas: producir, moverse, desplegar, mejorar, etc. Es un juego al que se le coge el hilo con media partida, sobre todo si ya tenemos cierta experiencia en el mundo de los juegos de mesa.

La escalabilidad de Scythe es otro de sus aspectos favorables, de nuevo, gracias al gran ritmo de partida, El juego permite un rango de jugadores de 1 a 5. Ya sabéis que yo no soy de solitarios, pero tengo entendido que funciona de forma bastante interesante. Luego, con varios jugadores en mesa, el juego se comporta de forma distinta según el número de participantes. A 2-3 jugadores hay mucho terreno entre las bases de los jugadores, de forma que el conflicto aparecerá principalmente a la hora de acceder al territorio central. Pero cerca de nuestra base no suele haber más movimiento que el de nuestros trabajadores. En este intervalo el juego tiende a potenciar más el factor desarrollo. Es cierto que es algo más solitario, pero igualmente satisfactorio. A 4-5 la cosa cambia, ya que todo el mundo tiene un vecino cercano que empezará a pisar terreno fronterizo a las primeras de cambio, por lo que habrá más combates y el aire se podrá cortar con un cuchillo. No tanto porque haya combates turno tras turnos, sino por la amenaza de la fuerza, de forma que los jugadores se verán obligados a no descuidar el aspecto militar ni expandirse alegremente.

Detalle de Suministro de Mech

Detalle de Suministro de Mech

Y hablando de facciones, la rejugabilidad se ve potenciada por la ligera asimetría que posee cada uno de los bandos, tanto por la propia facción como por la combinacion con los distintos tableros de acción. Un punto de partida ligeramente distinto y unas habilidades que, si bien no suponen una gran variación a la hora de desarrollarnos (tenemos las mismas acciones) sí que dirigen ligeramente las estrategias de los jugadores. Probablemente nadie ganará por la ventaja de su facción, pero si la explota bien puede ser un importante plus a la hora de optar a la victoria.

Scythe consigue entretener, divertir y mantenerte inmerso en la partida desde el primer turno hasta el último. Y  esto es algo realmente difícil de conseguir.

Pasemos a la edición. Retomando el símil anterior, una buena película palomitera no es tal si los efectos especiales no están a la altura. El nivel de producción de Scythe es supremo. Las cartas son de lo mejor que puedes encontrar ahora mismo en juegos de mesa, con un grosor generoso, un gofrado en lino exquisito y una respuesta elástica que permitiría dar tortazos de categoría con las mismas. Las miniaturas están detalladas y no tienen rebabas. Los elementos de madera están personalizados, de forma que, por ejemplo, los trabajadores de cada facción tienen una silueta distinta. Y los elementos de cartón también tienen un grosor generoso y una rigidez más que adecuada. Tal vez el único pequeño punto flaco sean los tableros de facción que, vete tú a saber por qué, son de un grosor inferior al del resto de tableros. Se acabaría el presupuesto. El reglamento es una maravilla, muy buen estructurado, repleto de ejemplos y aclaraciones. Da gusto prepararse un juego así. Un nivel de producción acorde a la inversión que el juego requiere.

Pero si tengo que destacar algo, es el increíble trabajo del sr. Rozalski. Unas ilustraciones con un detalle y un mimo increíbles, sobre todo por la enorme cantidad de ellas. Exceptuando las cartas de combate, que, si repiten ilustración según el valor de la misma, el resto de cartas (y son unas cuantas) muestran escenas completamente distintas, al igual que los tableros de acción y de facción. Un trabajo hercúleo de una calidad alucinante. El propio reglamento nos invita a recrearnos en cada una de estas estampas. Merece la pena.

A destacar también el esfuerzo por dotar de una ambientación profunda y cuidada al juego. Pertenece a esa estirpe de juegos que, siendo claramente eurogames, los diseñadores se afanan en alejarlos de los juegos secos que no enganchan a otros públicos. Es cierto que más de un ameritrasher puede sentirse algo estafado al encontrarse algo distinto a lo que podría esperarse con una presentación tan espectacular. Pero, si le da una oportunidad, seguramente acabará plenamente satisfecho.

Detalle de Tablero

Detalle de Tablero

Scythe es un muy buen juego de desarrollo que, en cierto sentido, implementa la mayoría de conceptos presentes en los llamados juegos 4X (exploración, expansión, extracción de recursos y exterminio). Su mayor virtud es, además de una producción excelsa, un ritmo magnifico, que mantiene a los jugadores conectados a la partida desde el primer al último turno.

 

Incluye 18 cartas promocionales  (6 de fábrica,8 de encuentro y 4 de objetivo).

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Scythe”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *