Primera Clase

43,80

Primera Clase es un muy buen eurogame que se apoya en mecánicas sencillas (draft y set colección) para ofrecer una experiencia de desarrollo más que satisfactoria. Se notan reminiscencias del otro gran eurogame del autor (Russian Railroads), aunque sobre un diseño mucho más asequible. Escala perfectamente y gustará especialmente a los que disfruten de las reacciones en cadena.

Categorías: ,

Descripción

Nos pondremos en la piel de un ambicioso empresario que espera competir codo con codo con Georges Nagelmackers, fundador y promotor del Orient Express. Al igual que él, intentarás atraer al mayor número de pasajeros adinerados para que tu compañía de trenes alcance un gran prestigio. Para ello, deberás disponer de unos cuantos vagones bien lujosos que permitan ofrecer el mejor viaje hasta la lejana Constantinopla. Durante la partida contarás con muchas opciones y caminos que podrán conducirte hasta la victoria. Incluso si sólo te dedicas a crear un tren que resulte atractivo, puede que las cosas te salgan bien. 

Desde la primera a la última carta, el jugador debe tener claro sus objetivos e intentar no desviarse de ellos, ya que aquí no hay cabida a medias tintas. De entrada, se proponen dos vías de desarrollo importantes: el desarrollo de los vagones con el avance de los revisores, y el progreso del tren. El primero es fundamental, ya que el grueso de los puntos que obtendremos durante la partida procederán de esta componente, mientras que el segundo, además de un buen puñado de puntos, proporcionarán unos beneficios recurrentes que se irán acumulando.

A esto le sumamos el factor frescor que supone a cada partida el uso de dos módulos distintos (hablaremos de estos más adelante), que añade mecánicas adicionales y componentes de desarrollo alternativas, de forma que, en cada turno, no será trivial escoger una de las cartas, ya que todo es importante. Hay que saber manejar los tiempos para no progresar inútilmente en algún aspecto si este no nos va a reportar beneficios.
Así, nos encontramos con un diseño que encaja con la tendencia actual de ofrecer diseños que no supongan un trauma a la hora de asimilar conceptos, pero con la ventaja de ofrecer un factor desarrollo más que interesante, buscando esos combos que, cuando se ejecutan como uno había planeado, producen una sensación muy placentera.

Uno de los detalles más interesantes es sobre todo en cuanto a escalabilidad. Me refiero al detalle de que una fila de cartas quede anulada en el momento que haya tantos huecos como jugadores. Esto provoca que, independientemente del número de jugadores en mesa, cuando a uno le llega el turno siempre tendrá la presión de escoger sabiamente, ya que es más que probable que la fila de la que tome una carta no aguante hasta su próximo turno. Los jugadores pueden intentar prever las selecciones, pero con tantas cartas interesantes, no es algo sencillo. Lo que lleva a remarcar el importante factor táctico a la hora de resolver un turno, pero siempre con la vista puesta en el final de la partida.

En cuanto al apartado gráfico,  nos encontramos al gran Michael Menzel. En general, sublime como siempre. 

En resumen: es un gran juego tipo eurogame de cierta complejidad, no apto tal vez para principiantes, pero con unas dinámicas y acabados que lo hacen sin duda uno de los juegos más interesantes de reciente creación. 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Primera Clase”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *