Misión Planeta Rojo

49,95

En Misión: Planeta rojo, de dos a seis jugadores asumen el papel de corporaciones mineras con destino a Marte en una época victoriana de estilo Steampunk. Los jugadores deberán enviar astronautas a explorar diferentes zonas de Marte y extraer los valiosos recursos del planeta.

 

CONTENIDO
1 tablero de Marte, 1 Monumento a los Perdidos en el Espacio, 1 Phobos, 36 cartas de Nave, 30 cartas de Evento, 54 cartas de Personaje, 1 carta de Misión global, 1 Plataforma de lanzamiento, 1 Marcador de rondas, 86 fichas de Puntos, 11 fichas de Recurso, 20 fichas de Destino, 132 astronautas de plástico y 1 libro de reglas.

Agotado

Categoría:

Descripción

Misión Planeta Rojo

Estamos en el año 1888, y acaban de descubrirse evidencias definitivas de la presencia de valiosos recursos bajo la superficie del planeta. El celerio podría convertirse en una fuente de energía que llevase a la humanidad al futuro, y la sylvanita es el material más denso que se ha descubierto hasta la fecha. Y más importante aún que estos hallazgos ha sido el descubrimiento de hielo en la superficie del planeta, que podría ser utilizado para crear una atmósfera y permitir que el planeta sea colonizado. Se ha desatado una lucha feroz por estos recursos. Tu corporación minera está resuelta a liderar este campo desde sus inicios y reclamar como propios los preciosos minerales que se esconden bajo la superficie del planeta rojo.

Entre los mayores descubrimientos, aparece el hielo. En buenas manos, serviría para crear un atmósfera que permitiese habitar el planeta rojo. Tras estos hallazgos, son varias las corporaciones mineras que buscan sacar provecho económico de estos recursos.

En medio de una época victoriana, los jugadores liderarán estas corporaciones con el objetivo de hacerse con los valiosos minerales antes que el resto. Enviarán así a sus astronautas a explorar las distintas partes del planeta y extraer así la mayor cantidad posible de recursos, esto es, de celerio, sylvanita y hielo.

La acción se desarrolla a lo largo de diez rondas, en las que los participantes contarán con hasta nueve profesionales a su disposición. Destacan la exploradora, con su ayuda a los astronautas, el saboteador y el soldado, expertos en truncar los planes de las corporaciones rivales, y el científico, con su habilidad especial para los descubrimientos.

También tendrán una misión secreta desde el comienzo de la partida, o varias por completar, que podrían sumar una buena cantidad de puntos al final del juego. Es a través de ellas como los jugadores podrían estar más interesados en unos recursos que en otros…

Mientras tanto, las cartas de descubrimiento podrían transformarse en fuentes inagotables o en los primeros indicios de vida en el planeta. Las mismas corporaciones ni siquiera saben donde están los depósitos más grandes antes de que lleguen sus astronautas, por lo que resulta lógico que el resto de misterios sean aún más desconocidos.

En Misión: Planeta Rojo mezclamos la selección oculta de roles al estilo de Ciudadelas (otro juego deBruno Cathala y Bruno Faidutti ) con un mecanismo de mayorías clásico. La mecánica es simple: cada turno escogemos de forma secreta un personaje de nuestra mano para que realice su acción durante ese turno. Se hace una cuenta atrás según la cual se van activando los personajes y sus acciones, quien haya metido a sus astronautas en cohetes destinados a una zona u otra de Marte despegarán cuando el cohete esté completo y se mueven a la región de Marte correspondiente. Movimiento, exploración, investigación científica, control de zona y, por último, extracción en tres fases.  Hay puntuaciones por mayorías tras las rondas 5, 8 y 10, y al final se consiguen (o no) puntos adicionales por nuestras misiones secretas. El que tenga más puntos gana, pero esto no será tan fácil como parece.

Las acciones secretas y los descubrimientos sobre el planeta harán muy compleja la planificación de acciones. Los diferentes personajes que iremos usando en el transcurso de la partida dificultarán aun más poder anticiparse a los acontecimientos con lo cual el resultado final será completamente imprevisible. La intuición y el conocimiento sobre los otros jugadores son los que al final nos llevarán a la victoria.

Es un juego brillante con un fuerte factor de “control del caos” en el que tendremos intuir las acciones de los otros para así anticiparnos a ellas. Sin duda es perfecto para jugadores avezados que disfruten de las situaciones complejas o altamente imprevisibles.