Los inseparables

19,95

Los inseparables es un juego colaborativo (todos estamos en el mismo equipo) que constituye un maravilloso alegato contra la guerra y la violencia de cualquier tipo.

Nos pone en la piel de un grupo de amigos alistados a la fuerza en el ejército francés durante la Primera Guerra Mundial, y nuestro objetivo va a ser simplemente sobrevivir en esa trinchera hasta que se declare la paz. Nada de llevar a nuestro ejército a la victoria, nada de convertirnos en héroes. Simplemente llegar a casa con vida cuando toda la locura haya terminado.

Para 2 a 5 jugadores, que recrea las vicisitudes diarias de los Poilus, los soldados franceses de trinchera de la Primera Guerra Mundial. Sin abordar el aspecto puramente bélico, el juego se centra en las personas, en sus miedos, sus preocupaciones cotidianas y sobre todo en la capacidad de ayudarse mutuamente y al grupo como único camino posible para sobrevivir a la Gran Guerra.

Los inseparables ha cosechado un gran éxito de crítica y ventas en Francia y Estados Unidos, ha entrado en los primeros puestos de la lista “The Dice Tower” de los 10 mejores juegos colaborativos publicados hasta el momento.

 

 

 

Descripción

En una partida cada uno de nosotros va a meterse en la piel de uno de esos amigos, y el objetivo es, como ya había comentado, simplemente sobrevivir hasta que pase la guerra, estando esa guerra representada por un mazo de cartas de adversidad. Al principio de cada ronda el jefe de misión decide cuántas cartas vamos a robar de ese mazo, y nuestro objetivo será, turno a turno, ir jugando cartas sobre la mesa, procurando que en ningún momento haya tres símbolos iguales a la vista. Llegado el momento, podremos jugar en su lugar un impacto sobre nosotros que representa una herida o trauma causados por los horrores de la guerra, usar una acción especial para eliminar alguna carta o ignorar un símbolo durante esa ronda o, por último, replegarnos si vemos que no podemos jugar nada que no provoque el fracaso en la misión. Cuando todo el mundo se ha replegado o la misión falla, se resuelven los efectos correspondientes y se engorda ese mazo de adversidad con cartas del mazo de moral que hayamos dejado aparte, dependiendo de las cartas que nos hayamos quedado en la mano. Si ese mazo se acaba o un jugador acumula cuatro impactos, todo el mundo pierde. Si en algún momento el mazo de adversidad se acaba y no nos quedan cartas en la mano, habremos sobrevivido a la guerra.

Con otras ilustraciones esto habría sido totalmente distinto.

Si analizamos el juego en cuanto a mecánicas y reglas, encontramos un juego ligero de cartas decente aunque no matador: el factor del azar es muy importante (si todo el mundo roba cartas con el mismo símbolo, estamos aviados), pero una buena comunicación entre los jugadores puede mitigar ese azar, teniendo en cuenta la gestión de riesgos y lo limitado de los recursos mitigadores, y que no replegarse a tiempo puede tener unas consecuencias catastróficas. Encaja en la categoría de juegos como Hanabi, para echar un rato sin muchas pretensiones, aunque sí tengo que decir que el nivel de dificultad está muy bien conseguido, dejándote con esa sensación de estarte enfrentando a un reto muy difícil, pero que puede conseguirse si la suerte y las decisiones acompañan.

Pero Los Inseparables no está pensado para sacarlo de la caja, jugar a no repetir simbolitos y guardarlo. Esa sensación de indefensión ante el azar y esos tímidos momentos de respiro que nos ofrecen las palabras de ánimo de nuestros compañeros o compartir un café tras una jornada en la que casi perdemos la vida están ahí para hacernos reflexionar sobre lo que pasaba por las cabezas y los pechos de esos reclutas que pasaron ahí la época más cruda de la Gran Guerra sin saber realmente por qué les tocaba jugarse la vida y sin poder hacer mucho más que cruzar los dedos esperando que el fuego de artillería caiga en otra parte. Una experiencia que hay que vivir, simplemente para recordar aquella locura y poner de nuestra parte lo que podamos para no repetirla, aunque no se trate precisamente de un paseo por el parque. Si te emocionó La vida es bella, te emocionará Los Inseparables.

Seres humanos, con todo lo bueno y todo lo malo de serlo.

Más que fichas, seres humanos.

Por último, no puedo dejar de mencionar un detalle quizá truculento de más, pero que creo que le añade una capa adicional a la amalgama de significaciones de Los Inseparables, y es el hecho de que Tignous, el dibujante responsable del sabor único de las ilustraciones del juego, fuera el mismo víctima de la locura del salvajismo de otro tipo de guerra que está librando ahora el mundo, y es que fue uno de los asesinados durante el ataque a las oficinas de la revista satírica francesa Charlie Hebdo poco antes de que el juego saliera al mercado. Un fin absurdo para la vida de alguien cuyo trabajo continuará sirviendo como alegato contra la guerra y la violencia de cualquier tipo.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Los inseparables”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *