FRESCO

44,95

Categorías: ,

Descripción

FRESCO

Fresco es un juego de programación de acciones simultánea en el que los jugadores interpretan a pintores (con su cuadrilla de ayudantes) a los que les encargan restaurar el fresco del techo de la catedral. Para ello primero tendremos que comprar las pinturas necesarias en el mercado y, posteriormente, aplicar las mezclas necesarias para conseguir los colores requeridos en cada sección del fresco. Como detalle curioso, los jugadores deberán decidir a qué hora se levantan para determinar el orden de turno, la variación del humor de sus ayudantes y el precio de compra en el mercado.

Otro detalle original son unas pantallas que servirán para ocultar las posesiones del jugador, así como su planificación en cada ronda. La mayor de ellas muestra, además la tabla de mezclas de pintura, indicando el color resultante al mezclar dos colores distintos (aunque en mi edición no se muestra la mezcla para obtener los colores rosa y marrón). La pantalla más pequeña sirve para cubrir el tablero de acciones, con un pequeño resumen del desarrollo de la ronda.

Fresco se encuentra en ese selecto grupo de eurogames que consigue con pocos conceptos ofrecer un diseño atractivo, tanto mecánica como temáticamente. La premisa no es que sea de lo más original, pero suena interesante. Somos pintores en el Renacimiento y el Obispo de la Catedral de la ciudad nos encarga restaurar el fresco del techo de la misma. Afortunadamente, somos artistas de prestigio, e intentaremos ser quienes más aportemos a dicha restauración, aunque algún despistado es capaz de hacer un “Ecce Homo de Borja” al más puro estilo Cecilia Giménez.

Este sistema de orden de turno con varias recompensas fue utilizado por Viticulture, aunque podría decirse que en este caso está mucho mejor aplicado. En primer lugar, porque esta decisión se tomará en orden inverso de clasificación según el track de puntuación, de forma que el jugador con menos puntos será el que elija primero a qué hora se despierta. Y, en segundo, porque obliga a los jugadores a realizar una proyección de lo que pretenden hacer durante la ronda. Si tememos que algún jugador va a ir al tenderete al que ponemos ojitos o creemos que un jugador va a restaurar una sección del fresco para la cual llevamos acumulando materiales un par de rondas, no nos quedará más remedio que lavarnos bien la cara para limpiarnos las legañas y tomar un buen café, porque antes de que el gallo cante ya estaremos en marcha. A esto hay que sumarle la gestión económica, ya que tenemos que haber acumulado suficientes monedas para poder comprar las pinturas necesarias. Esto nos obligará en más de una ocasión a levantarnos más tarde para conseguir un mejor precio, ya que, de otra forma, es posible que no pudiésemos ni comprar. Por último, tampoco podremos perder de vista el estado de ánimo de nuestros trabajadores. Disponer de un becario adicional nos permitirá ejecutar una ronda potente, lo que supondrá no soliviantar al personal alarmas a horas intempestivas.

Fresco es un muy buen diseño, con pocos conceptos y suficiente profundidad como para que pueda ser disfrutado por todo tipo de jugadores, ya sean recién llegados al mundillo o jugadores mucho más veteranos. Fresco es de esos eurogames de peso medio que se ha mantenido firme en el ranking de la BGG durante muchos años. Un buen diseño, sencillo a nivel conceptual, pero con suficiente enjundia como para que todo tipo de jugadores disfruten.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “FRESCO”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *