El Laberinto Mágico

28,50

Descripción

El Laberinto Mágico

El Laberinto Mágico es, probablemente, uno de los mejores juegos infantiles que se han publicado nunca, con una mecánica principal de memoria (los jugadores deben dibujar mentalmente los pasillos de un laberinto que se conforman mediante un ingenioso sistema de peones imantados y bolas metálicas que se arrastran bajo un tablero que esconde el laberinto). Con una maravillosa producción y disfrutable por pequeños y grandes (juntos o separados), con elementos azarosos para nivelar a los participantes.

El juego se encuentra publicado en nuestro país por Devir (aunque es totalmente independiente del idioma). Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 6 años y una duración aproximada de 15 minutos. El precio de compra recomendado es de 28,50 en Tienda Mab.

El Laberinto Mágico es un juego infantil en el que los jugadores toman el control de jóvenes magos representados mediante peones de colores. Estos magos tendrán como objetivo capturar unas fichas, que se encuentran sobre determinadas casillas de un tablero cuadriculado, desplazándose en cada turno un número de casillas delimitado por el valor de una tirada de dado. Bajo el tablero se encuentra un laberinto de paredes que, en ocasiones, impedirá a los magos pasar a una casilla desde otra y deberán volver a la casilla de salida (los peones están imantados y, bajo el tablero, una bola seguirá a los peones en su movimiento, no pudiendo atravesar las barreras que se encuentren a su paso). Cada vez que un jugador consiga una ficha, se sacara una nueva de la bolsa. Ganará aquel que antes consiga reunir cinco fichas.

El Tablero Principal muestra una cuadricula de 6×6 casillas. En cada una de estas casillas se muestra un símbolo, a excepción de las casillas que se encuentran en las esquinas, así como las dos ortogonalmente adyacentes a éstas. Es decir, que de las 36 casillas que conforman el tablero, solo 25 muestran un símbolo.

Estos símbolos se corresponden con las Fichas Mágicas que los jugadores deberán intentar capturar. Estas fichas se introducirán en una bolsa de tela para poder extraer de forma aleatoria la ficha por la que los jugadores lucharán inicialmente. Cada vez que un jugador capture la ficha en disputa, una nueva se extraerá de la bolsa y se colocará en la casilla correspondiente.

Fichas

Los Magos a los que los jugadores interpretan estarán representados por unos enormes peones de madera que se irán desplazando sobre el tablero principal. Su movimiento será siempre en línea recta pasando de una casilla a otra atravesando un lado. Es decir, el movimiento en diagonal no estará permitido. Estos peones estarán imantados para poder arrastrar bajo el tablero una bola metálica.

Peones y Bolas

Esta bola metálica será la que determinará si el tránsito de una casilla a otra será legal, ya que, bajo el tablero principal, se esconderá un laberinto formado por paredes de madera. De esta forma, si un peón intenta atravesar una de estas paredes, el peón seguirá adelante, pero la canica se desconectará de su peón, cayendo a la caja y retornando a una de las esquinas de salida, obligando al jugador a comenzar de nuevo.

Barreras

Por último, el movimiento de los peones estará limitado según el valor de una tirada de un dado de seis caras que muestra valores de 1 a 4 (hay dos caras con valor 2 y 3 y solo una cara con valores 1 y 4). El jugador podrá desplazarse menos casillas si lo considera conveniente.

Detalle Laberinto

Nos encontramos con un montaje espectacular en el que los jugadores controlan unos peones que deben ir recogiendo unas fichas que se ubican en casillas concretas mediante desplazamientos entre ellas. Para ello se realizará una tirada de un dado de seis caras que determinará el número de casillas que nuestro peón podrá avanzar, aunque podrían ser menos si el jugador no quiere arriesgar.

Y es que, aunque los peones se desplazan sobre un tablero aparentemente sencillo, bajo él se encuentra un intrincado laberinto formado por paredes de madera que, desde un punto de vista temático, representan paredes mágicas que los jugadores no pueden ver. Para simular la imposibilidad de progresar, los peones estarán imantados y, bajo el tablero, arrastrarán una bola metálica que, cuando el jugador intente transitar entre dos casillas que contenga una barrera, la esfera se desprendería y volvería a la casilla de salida.

El Laberinto Mágico es uno de los juegos infantiles más espectaculares que podemos añadir a nuestra ludoteca. No solo por su sencillez mecánica y el disfrute simultaneo de grandes y pequeños, sino por la impresionante producción. Los elementos de madera son sencillamente espectaculares, destacando los enormes peones imantados, sin desmerecer las paredes que conforman el laberinto. Los elementos de cartón son de un grosor generoso, aunque el soporte de las paredes pueda parecer algo endeble, por lo que habrá que tener cuidado a la hora de configurar el laberinto. El reglamento, además de precioso, es claro y conciso.

Y a un precio inigualable.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El Laberinto Mágico”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *