Carcassonne

23,50

Con millones de copias vendidas, tan sencillo y a la vez tan nuevo en cada partida, Carcassonne se ha convertido en todo un clásico de los juegos de mesa que ha cautivado al mundo entero. Crea tu propio territorio, utiliza a tus seguidores como caballeros, bandidos, monjes o campesinos y consigue más puntos que nadie.

Descripción

Carcassonne es un juego tremendamente sencillo que se explica en un periquete y en diez minutos ya estamos colocando losetas. Es, como he dicho, de los juegos más asequibles que podemos encontrar en el mercado. Tan simple como coger una loseta, evaluar donde ponerla, colocar un meeple encima y listo.

Para mi es clave el uso de la mecánica de colocación de losetas que convierte la experiencia de juego en una especie de puzle conjunto en el que todos participan, independientemente de que estén compitiendo. Queramos o no, este sistema es tremendamente agradable. Por un lado, porque la mayoría de nuestra generación habrá hecho más de un rompecabezas de más o menos piezas, y nos gusta crear composiciones curiosas. Y, por otro lado, le añade un punto de tensión muy interesante, ya que, a medida que vayamos formando estructuras, iremos necesitando piezas más específicas, y estaremos rezando a los dioses para que la próxima que robemos sea esa que nos permita anotar una buena cantidad de puntos.

Carcassonne puede presumir de ser el juego con más expansiones publicadas de la historia (hablo de juegos de tablero), por lo que podemos ampliar los conceptos de juegos y la vida del título casi hasta el infinito, aunque yo recomendaría nunca mezclar más de dos expansiones grandes o una grande y dos pequeñas para no encontrarnos con que una partida a Carcassonne dura más que una partida a Twilight Imperium.

Hablemos de la edición. Las copias que podemos encontrar en nuestro país son calidad estándar y de mismo acabado que las de cualquier tirada de otro país, esto es, nivel Hans im Glück. Carcassonne define el cómo debe ser un juego de colocación de losetas, con el tamaño y el grosor perfecto. Losetas de un tamaño distinto (más grandes o más pequeñas) son incomodas de manejar. Lo mismo con el grosor. Lo dicho, el tamaño justo. También marcó tendencia con el uso de los famosos meeples que ahora vemos por todas partes. Lo único malo es que en la caja si viene una cantidad de aire considerable, pudiendo almacenarse perfectamente en una caja de las que se usan en sus expansiones. Simplemente habría que plegar el tablero, el cual es un útil de la partida y no afecta al desarrollo de la partida. Es más, yo muchas veces me he llevado el juego al trabajo sin tablero de puntuación y he utilizado una aplicación de conteo de puntos. Pero bueno, como siempre, cajas tan pequeñas dificultan la justificación de un determinado precio que en este caso es adecuado. Por último, el reglamento está adecuadamente estructurado y explicado, así que nada que objetar.

Carcassonne es el juego perfecto para iniciarse en esta afición, ya que abarca todas las virtudes que solemos buscar en los juegos de mesa: rejugabilidad, escalabilidad, diversión, estrategia, influencia del azar ajustado y asequible económicamente.