Campos de Arle (BIG BOX)

80,00

Agotado

Categorías: ,

Descripción

Campos de Arle (BIG BOX)

En Arle, un pequeño pueblo de Frisia oriental, al inicio de S. XIX, tu familia debe hacerse cargo de una gran cantidad de tareas: desecar los humedales, arar los cultivos y criar ganado. Mejorar tus habilidades en el pueblo y construir los edificios apropiados será crucial. Turno a turno, asignarás diversas tareas a los miembros de tu familia, y no debes perder de vista los cambios de estación. Usa tus vehículos para comerciar con tus recursos en otros pueblos, y mejorar así tus mercancías.

Además con la expansión Té y Comercio que se incluye en esta edición Big Box podrás jugar partidas a 3 jugadores y añadirás nuevos elementos: el té, para dar fuerza a tus trabajadores, y los barcos, que te servirán tanto para comerciar como para pescar.

En Campos de Arle, el diseñador Uwe Rosenberg (Agricola, Le Havre o Glass Road) presenta su historia familiar: fue en Arle donde nació y creció su padre.

EVOLUCIÓN DE ROSENBERG

Agricola es un juego de colocación de trabajadores en el que los jugadores debían desarrollar una granja lo más completa posible. Para ello se definían una serie de aspectos a evaluar en los que los jugadores irían progresando. Para darle un poco de sabor al asunto, el diseño penalizaba a los jugadores si en etapas intermedias no eran capaces de satisfacer una serie de demandas o al final del juego habían dejado algún aspecto sin desarrollar.

El siguiente en el listado es Le Havre. Se pasa de tener una cuadrilla de trabajadores a un único trabajador, con la diferencia principal de que este no volvía a poder del dueño al finalizar la ronda. El juego se centraba principalmente en cadenas de producción para aumentar el capital de cada jugador, principalmente mediante la construcción de ciertos edificios que, a su vez, hacían las veces de acciones. Adicionalmente, los jugadores disponían de un suministro general en el que se podían tomar las materias primas necesarias para ser procesadas.

Posteriormente llegaría Ora et Labora, que, dicho mal y pronto, es una fusión de Agricola y Le Havre. De Agricola se toma la mecánica de colocación de trabajadores y vuelta a la colocación de losetas en un tablero (aunque en este caso modulable) y de Le Havre las cadenas de producción y la construcción de edificios. Su mayor aporte es sustituir la zona de aprovisionamiento en la que se acumulan marcadores de distintos recursos por un rondel, que facilitaba el mantenimiento.

Por último, tenemos a Caverna, que vuelve a los orígenes, dejando de lado el tema de las cadenas de producción y siendo prácticamente una reimplementación de Agricola, solo que en vez de “obligar” al jugador a realizar un desarrollo equilibrado y con bastantes apuros, aquí se otorga mucha más libertad al jugador, ofreciendo diversos caminos para poder alcanzar los objetivos. La principal novedad respecto a Agricola es la sustitución de los oficios y las adquisiciones por unas losetas de habitación que proporcionan diversos efectos, así como las armas para los trabajadores, que son una especie de nivel de experiencia que mejora los beneficios de unas acciones concretas, las aventuras.

Así llegamos a Campos de Arle. Nos encontramos con el juego que fusiona completamente las dos ramas de desarrollo de Uwe. Por un lado, la colocación de trabajadores, el posicionamiento en el tablero y la gestión de Agricola, y por otro, el procesado de recursos y desarrollo de edificios únicos de Le Havre. Este se enfocaba más a la obtención de puntos y explotación de diversos aspectos (en pos de dejar relativamente débiles otros, pero sin apenas penalización). En el juego de los campos de Frisia Oriental los jugadores deberán desarrollar sus granjas para obtener la mayor cantidad de puntos posibles, pero sin disponer de una guía que indique cuales son los pasos a realizar.

En Campos de Arle tendremos disponibles todas las acciones desde el primer turno. Nada va a revelarse a medida que las rondas pasen. Puedes activar cualquier acción. Libertad absoluta sin ninguna guía que otorgue más importancia a unas acciones sobre otras.

De hecho, ya he escuchado varias veces que este juego de Rosenberg es como un Sandbox (término utilizado en los videojuegos para referenciar a títulos de desarrollo no lineal que otorgan cierta libertad al usuario), es decir, que un jugador puede hacer lo que quiera. Sin embargo, tengo que discrepar en este sentido. Que Rosenberg nos confiera libertad absoluta para desarrollar nuestra granja no quiere decir que no haya ciertos patrones que se descubren a medida que las partidas se suceden. Campos de Arle es un juego bastante menos agobiante en cuanto a restricciones impuestas por el diseño. Es harto complicado llegar a una fase de mantenimiento y no tener para pagar, pues si no tenemos comida o turba, raro será no tener trigo, animales o madera. Además, como el tamaño de la cuadrilla de trabajadores no varía durante la partida, no existe esa tensión constante por ajustar el momento en el que ampliar la familia sin que nos veamos demasiado achuchados.

Campos de Arle es un juego formidable que Uwe Rosenberg añade al árbol genealógico de sus títulos de colocación de trabajadores, pero esta vez diseñado especialmente para dos participantes (aunque con la expansión se puede jugar a tres). Su principal novedad es la libertad, ya que todo está disponible desde el primer turno, quedando en manos de los jugadores el camino a recorrer para maximizar los puntos.

 

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Campos de Arle (BIG BOX)”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *