Azul

39,99

Descripción

Azul

Cuando Manuel I, rey de Portugal, en una visita al palacio de la Alhambra en el sur de España quedó fascinado por la impresionante belleza de los decorativos moriscos de la Alhambra, ordenó de inmediato que su propio palacio en Portugal fuera decorado con azulejos similares.

Así se nos presenta Azul, un diseño de Michael Kiesling (VikingsTorres o Tikal, estos dos últimos junto a Wolfgang Kramer). Fue publicado en 2017 por Plan B Games en ediciones en inglés y en alemán. Del aspecto visual se encarga Chris Quilliams, de quien ya pudimos comprobar su buen hacer en juegos como ArboretumMerchant & Marauders o Archipelago.

El juego parece que será publicado en nuestro país por Asmodee (bajo alguno de sus sellos), aunque es completamente independiente del idioma (a excepción del reglamento). Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de entre 30 y 45 minutos.

Azul es un juego familiar, abstracto, con mecánicas principales de draft y construcción de patrones. Kiesling nos propone en Azul tan simple como conformar patrones con losetas siguiendo unas determinadas reglas de la forma más óptima posible. En cada ronda, se dispondrá una serie de fichas de distintos colores (azulejos) sobre unas losetas (fabricas). Los jugadores deberán ir tomando estas losetas en grupos de un mismo color para ir colocándolos en una estructura de cinco filas con distinto número de columnas. El objetivo es rellenar estas filas con losetas de un mismo color para que puedan pasar al muro, una cuadricula que se encuentra a la derecha de esta estructura, donde hay siempre una casilla del color correspondiente. Al hacer esta transferencia puntuaremos por las fichas conectadas en vertical y horizontal. Pero habrá que tener cuidado, ya que, si tomamos fichas que no caben completamente en una fila o, directamente, no dispongamos de ningún espacio válido para colocarlas, pasarán a una fila que nos restará puntos. La partida finaliza cuando un jugador completa una fila del muro.

A dos jugadores el control es prácticamente total, ya que la diferencia del suministro entre cada dos turnos no es relativamente predecible o, al menos, nos permite establecer prioridades según lo que le interese a nuestro rival y actuar en consecuencia. Además, la bolsa tarda más rondas en ciclar, por lo que es más importante el tema de las piezas descartadas. A cuatro jugadores aparece un poco de caos y la dependencia del orden de turno, un mal que este tipo de abstractos tácticos a más de dos jugadores difícilmente pueden evitar. Y es que, si en jugador sentado a la derecha comete un fallo, será el jugador sentado a su izquierda quien se beneficiará. Afortunadamente, son partidas rápidas y, en caso de que esto ocurra, se ofrece la revancha al jugador quejicoso reordenando al personal.

Azul es un gran juego abstracto para toda la familia, de reglas sencillas y relativamente adictivo, dando pie a revanchas y a piques sanos. Pero, no por ser simple, está exento de sutilezas que satisfarán a los jugadores más avanzados, siendo uno de esos títulos que permiten sentar a la mesa a todo tipo de jugador.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Azul”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *